Contenido sexual al alcance de todos

La última Encuesta Nacional de Actitudes Sexuales y Estilos de vida realizada en el Reino Unido deja unos datos cuanto menos preocupantes: el estilo cosmopolita repercute directamente en la frecuencia con la que se mantienen relaciones sexuales.

La encuesta, que se realiza cada 10 años y toma como muestra a 15.000 británicos, deja un curioso dato: la cantidad de veces que las personas encuestadas con edades comprendidas entre los 16 y los 44 años practica el sexo, se ha reducido a menos de cinco veces al mes.

Se produce un claro descenso frente a las dos encuestas anteriores donde la frecuencia en las relaciones sexuales era superior a seis veces al mes. Muchos ponen como excusa el estilo de vida, los problemas económicos o las presiones laborales pero los investigadores han descubierto lo que podríamos calificar como una curiosa distracción: las nuevas tecnologías.

Dispositivos como los teléfonos inteligentes o las tabletas están cada vez más presentes en los dormitorios. Éstos nos distraen más de lo que pensamos ya que tenemos al alcance de la mano y de una forma cómoda, redes sociales y todo tipo de contenidos lo que implica que cada vez se practique menos sexo, según revela este estudio.

La investigación también sugiere que algunas parejas dentro del rango de edad de 16 a 44 años, consumen pornografía a través de estos dispositivos como un sustitutivo del sexo.

La situación por la que atraviesa la salud sexual de los británicos se resume a la perfección gracias a un comentario lanzado por un telespectador y que fue emitido por la BBC. En este, un hombre llamado Barry Barnett, explica que le popular juego Candy Crushhabía conseguido no solo que que su vida sexual casi desaparezca, si no que estaba influyendo en sus relaciones sociales llegando a afirmar que la única cosa que mantiene unido su matrimonio eran sus hijos culpando directamente de esta situación a las nuevas tecnologías y medios sociales.




Maximiliano Mansilla.